Tema: Diablo seegún la Biblia.

Resultados 1 al 1 de 1
  1. #1 Diablo seegún la Biblia. 

    Heading for the Dawn

    Estado: Gzeff está desconectado
    Fecha de ingreso: 17 Oct, 12
    Ubicación: West Blue
    Edad: 22
    Mensajes: 26
    Temas: 3
    Gracias: 26
    Fue agradecido:
    4 veces en 3 mensajes.
    Poder de reputación: 94
    Buenas, les traigo este artículo que encontré, me parece muy interesante y quisiera compartirlo con ustedes.

    --------------------------------------------------------------------------------------------------------

    ¿Alguna vez se han preguntado cómo es el Diablo en la Biblia? ¿cómo surgió esta figura y fue evolucionando a lo largo de los siglos hasta llegar a convertirse en el concepto del mal que tenemos en la actualidad?

    Si bien es cierto que Satanás tiene una presencia importante en la Biblia, por ejemplo, en el Nuevo Testamento cuando tienta a Jesús; el concepto de diablos es mucho más antiguo que la tradición cristiana. Por ejemplo, ¿sabías que ya desde los antiguos griegos se hablaba de diablos?

    Para los griegos, a diferencia de los católicos y cristianos, el demonio es una figura ambivalente, es decir, una figura de gran poder que puede ser benéfica o maléfica. Platón, por ejemplo, llama “hombre demoníaco” a cualquier adivino capaz de interpretar los signos divinos; Plutarco, por su parte, habla de demonios buenos y malos responsables de dar bendiciones o castigos; Hesíodo, a su vez, creía que los demonios eran los responsables de cualquier suceso, fuera afortunado o una desgracia; por último, no olvidemos que para Sócrates el demonio era una especie de conciencia que le ayudaba a tomar una decisión o a actuar de determinada manera, ya fuera buena o mala.
    Pero no sólo los griegos ven en el demonio a una figura ambivalente, de hecho, la gran mayoría de las culturas precristianas ven en sus dioses a la bondad y la maldad y tienen gran importancia en la vida diaria ya que son vistos como la personificación de las fuerzas de la naturaleza.

    Es sólo hasta la llegada de las culturas monoteístas que la maldad y la bondad se tuvo que dividir en dos seres responsables cada uno del bien o del mal y el concepto de “demonio” o “diablo” es adoptado en escritos bíblicos; sin embargo, ya en este momento es una figura que representa única y exclusivamente al mal y se desprende de su relación con las fuerzas de la naturaleza, para ser una figura que ha caído de la gracia divina. Por esta misma época, es ya también necesario identificar a la figura que representa al bien, en este caso Dios y su séquito de ángeles. Como vemos, ya en la Biblia podemos diferenciar claramente las figuras benévolas y las malignas; desaparece quizá para siempre la figura ambivalente de la era pre cristiana.

    En la Biblia pues, el demonio es pues una figura seductora y maléfica que y se le nombra de distintas maneras, en Génesis es la serpiente, en otros pasajes del Antiguo Testamento es identificado como “el adversario” o “el acusador”; sin embargo, es en el Nuevo Testamento donde podemos reconocer una auténtica jerarquía diabólica en el Apocalipsis de San Pablo, y guiados por Satanás o Beelzebub, el mayor de todos los demonios.

    En la Biblia es común que a Satanás se le llame de muchas maneras, sin embargo, también suele nombrársele haciendo alusión a las características y comportamiento de este ser:
    El Acusador: “Y oí una gran voz en el cielo, que decía: Ahora ha venido la salvación, el poder y el reino de nuestro Dios y la autoridad de su Cristo, porque el acusador de nuestros hermanos, el que los acusa delante de nuestro Dios día y noche, ha sido arrojado” (Apocalipsis 12:10)
    El Enemigo: “Y el enemigo que la sembró es el diablo, y la siega es el fin del mundo, y los segadores son los ángeles” (Mateo 13:39).
    El Tentador: “Y acercándose el tentador, le dijo: si eres Hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en pan” (Mateo 4:3).
    El Adversario: “Sed de espíritu sobrio, estad alertas, vuestro adversario, el diablo, anda al acecho como león rugiente, buscando a quien devorar” (1 Pedro 5:8 ).
    El Asesino desde el principio y también El Padre de las mentiras: Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y los deseos de vuestro padre queréis hacer; él ha sido homicida desde el principio, y no permaneció en la verdad porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de suyo habla, porque es mentiroso y padre de mentira. (Juan 8:44).
    La Serpiente es también un nombre común utilizado para referirse a Satanás, aparece en Génesis y Apocalipsis:
    Entonces la serpiente, que era el más astuto de todos los animales del campo que Jehovah Dios había hecho, dijo a la mujer: —¿De veras Dios os ha dicho: “No comáis de ningún árbol del jardín”? (Génesis 1:3:1 – 1:3:24).
    Es curioso que la Serpiente tenga tanta importancia y haya llegado hasta nuestros días como el símbolo principal de la maldad, cuendo en la Biblia aparecen otros animales también, por ejemplo, El Dragón. En el Antiguo Testamento El Dragón representa al pueblo de Egipto y por ende, el enemigo del pueblo de Israel; sin embargo, no es el único lugar donde aparece mencionado, también es nombrado en buena parte del Apocalipsis:
    Y apareció otra señal en el cielo: y he aquí, un gran adragón rojo que tenía siete cabezas y diez cuernos, y en sus cabezas, siete diademas. (Apocalipsis 12:3)
    Y su cola arrastraba ala tercera parte de las estrellas del cielo, y las arrojó sobre la tierra. Y el dragón se paró delante de la mujer que había dado a luz, a fin de devorar a su hijo en cuanto naciese. (Apocalipsis 12:4)
    Y hubo una gran abatalla en el cielo: bMiguel y sus cángeles luchaban contra el dragón; y luchaban el dragón y sus ángeles, (Apocalipsis 12:7)
    Y fue lanzado fuera aquel gran dragón, la serpiente antigua, que se llama Diablo y Satanás, quien engaña a todo el mundo; fue arrojado a la tierra, y sus ángeles fueron arrojados con él. (Apocalipsis 12:9)
    Y cuando el dragón vio que había sido arrojado a la tierra, apersiguió a la mujer que había dado a luz al hijo varón. (Apocalipsis 12:13)
    Pero la tierra ayudó a la mujer, y la tierra abrió su boca y tragó el río que el dragón había arrojado de su boca. (Apocalipsis 12:16)
    Entonces el adragón se enfureció contra la mujer, y se fue a hacer la bguerra contra el resto de la descendencia de ella, los que guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesucristo. (Apocalipsis 12:17).

    Cómo podemos ver, el Diablo o la figura del mal ha pasado por todo un proceso de evolución y en los escritos bíblicos podemos ver perfectamente delineada una figura maligna que nos ayudará a encontrar el origen del mal y luchar contra él; en los escritos bíblicos ya resulta imposible pensar en un Dios que encierre la bondad y la maldad, sino que se hace necesario diferenciarlos.

    --------------------------------------------------------------------------------------------------------

    Como extra algo de los pactos satánicos.



    ¿Sabías que antiguamente a los pactos satánicos también se les conocía como pactos fáusticos?
    En la tradición cristiana, el pacto con el diablo es el contrato que una persona hace con Satanás o cualquier otro demonio para obtener favores de éste a cambio de entregar su alma y condenación eterna. Se dice que este pacto duraba toda la vida y era firmado con la sangre de la persona que esperaba obtener los favores del demonio, esta sangre a su vez simbolizaba una ofrenda al diablo y lo que se estaba ofrendando era precisamente el alma del individuo. Consistía en la invocación, el conjuro y por último el pacto propiamente dicho.
    A partir de la Edad Media la teología cristiana distinguió dos clases de pacto:
    Professio tacita o pacto privado que se llevaba a cabo a través de un intermediario, generalmente una bruja o un nigromante.
    Por su parte, el professio expresa, pacto público o solemne es un pacto firmado con sangre. Los teólogos creían que este tipo de pacto se llevaba a cabo durante los aquelarres.
    Se creía también que durante el pacto, Satanás dejaba una marca en alguna parte del cuerpo de la persona y al poco tiempo, la persona perdía su sombra y su reflejo frente a los espejos. Además su nombre quedaría incluido por la eternidad en el Libro de la Muerte, también conocido como Libro Rojo de Satán
    Citar  
     

  2. El Siguiente Usuario Agradeció a Gzeff Por Este Mensaje:

    Lazarillo (20/08/2013)

Permisos de publicación
  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •